Cómo forrar el interior de un molde de hornear
8 Feb 2017

Cómo forrar el interior de un molde para hornear

Cuando horneamos un bizcocho, sobre todo del tipo layer cake, el mayor temor suele ser que al desmoldarlo no estén como esperamos: demasiado tostado, o incluso pegado, aunque hayamos engrasado el molde. Y la solución a este problema es tan simple y obvia, que cuando empiezas a hacerlo todos tus temores se disipan y puedes confiar en que tu bizcocho siempre quedará genial. El truco es forrar el molde con papel de hornear. De esa forma, tu bizcocho se mantendrá genial durante el horneado y a la hora de desmoldarlo, no tendrás ningún problema. ¡Prometido!

Sólo necesitamos un rollo de papel de horno de horno, y unas tijeras. Y en unos pocos segundos, podemos forrar un molde y estar súper tranquilas de que nuestro bizcocho saldrá bien. Uniforme, sin laterales o fondo quemado, y así de bonito.

Cómo forrar el interior de un molde de hornear

¿Por qué deberías forrar el molde, en vez de sólo engrasarlo?

Piensa en todo el trabajo que te lleva hacer un bizcocho. Buscar la receta, comprar los ingredientes, hacer la masa, el tiempo de hornear… y ahora, imagina que tu bizcocho sale mal. ¿No te sentirías realmente molesta con eso? Pues el papel de horno en tu molde puede ser un seguro contra todo ese tiempo e ingredientes desperdiciados, y contra tu frustración. ¡No es poco!

Y es que engrasar el molde siempre ayuda, pero incluso haciéndolo, muchas veces el bizcocho se puede pegar. Podríamos pasar un cuchillo por los bordes del molde sin problema, pero corres un riesgo muy serio de rayar el molde y estropearlo ya para siempre. ¿En serio sacrificarías tanto por unos segundos y un trozo de papel?

 

¿Cómo forrar el interior de un molde para hornear?

Podemos forrar el molde de varias formas, sin embargo, vamos a explicarte la más sencilla. Tan sólo necesitas:

  • Un trozo de papel de horno (un poco más grande que tu molde)
  • Unas tijeras de cocina
  • Un poco de mantequilla o spray desmoldante
  • El molde que quieras forrar

 

 

1. Dobla el papel de hornear por la mitad, varias veces, hasta que tengas un pequeño triángulo como se muestra en la imagen.

Cómo forrar el interior de un molde de hornear
2. Coloca el triángulo sobre el fondo de tu molde. La punta del triángulo deberá estar en el centro del molde, mientras que el lado más ancho estará en la parte exterior. Sujeta el papel y corta con la tijera siguiendo la forma del borde del molde.

Cómo forrar el interior de un molde de hornear

3. Ahora retira el papel y coge el triángulo que ha quedado. Partiendo desde donde hemos cortado, vamos a cortar un poquito más, medio centímetro más adentro, para asegurarnos que el papel cabrá dentro del molde sin problema. Después, desdoblamos el papel y lo colocamos dentro del molde. Para que se quede en su sitio sin moverse, podemos poner en el molde un poco de mantequilla o spray desmoldante, y el papel se quedará pegado listo para recibir la masa de nuestro bizcocho.

Cómo forrar el interior de un molde de hornear

4. Si también quieres forrar los bordes, bastará con cortar una tira de papel. Para calcular la medida de esta tira, nos fijamos en la altura del molde, y la cortaremos un par de centímetros más ancha que la altura del molde. Por ejemplo, si el molde tiene 5 cm. de alto, cortaremos nuestra tira de 7 cm. de ancho por todo el largo de la hoja de papel de horno. Si tu hoja es más corta que el diámetro del molde, también puedes unir dos trozos utilizando mantequilla o spray desmoldante.

 

¿Por qué esta es la manera más sencilla para forrar un molde?

Probablemente te estás preguntando si no sería más fácil poner el molde sobre el papel, dibujar la circunferencia y recortarla. Pues bien, si te fijas, casi todos los moldes tienen un reborde que sale hacia afuera. Si cortásemos el papel guiándonos por ese dibujo, tendríamos un papel más grande que el fondo del molde, y tendríamos que recortar de nuevo doblándolo varias veces para ajustarlo. Así que al final, tendrías que acabar utilizando el método que te hemos explicado más arriba.

También podrías dibujar sobre el papel la circunferencia del molde, pero siendo sinceras (y cuando lo pruebes nos darás la razón), es mucho más rápido de esta manera. De esta forma, con unos pocos pliegues y dos cortes, tienes un papel que se ajustará perfectamente a tu molde en unos pocos segundos.

Y ahora sí, con tu molde perfectamente forrado, no tendrás excusa para hacer unos bizcochos perfectos en cualquier ocasión.

 

 

Descubre otros trucos para hornear bizcochos perfectos en Escuela de Tartas

 

  • ¡Oferta!

    Curso British Baking, con Mary-rose Sanchez

    Valorado en 5.00 de 5
    49,00 39,00
    INSCRIBIRME

 

[Imágenes de The Kitcn]

 

COMENTARIOS: