Roscón de Reyes
3 Ene 2018

Roscón de Reyes: trucos y consejos para un roscón perfecto

Un año más, ya está aquí, ha llegado… ¡la Operación Roscón de Reyes!

Una tradición de toda la vida, y es que, ¿quién no ha probado este clásico Roscón la tarde de Reyes? ¿Quién no ha hecho trampas buscando la figurita del Rey Mago y evitando el haba?

Roscón de Reyes: trucos y consejos para un roscón perfecto

En casa nos encanta un buen Roscón recién hecho, desde siempre lo había comprado en la pastelería del barrio la misma mañana del día 5, pero hace ya unos años que decidí probar a hacerlo en casa y desde que lo probamos, se acabó el comprarlo. Es tan fácil y queda tan delicioso, ¡que prefiero mil veces hacerlo yo!

Y es que un “mal” roscón casero siempre será mejor que un roscón de compra. Aunque no sepamos amasar, sea nuestra primera vez, nos quede mal formado… aun metiendo la pata todo lo posible y más, os aseguro que con esta receta conseguiréis un roscón increíble y no volveréis a comprarlo (a no ser en caso de necesidad jejeje).

Para facilitarte la vida, primero de todo te voy a contar los trucos y consejos para tener un roscón perfecto, y en este otro post que sigue, podrás ver LA RECETA DEL ROSCÓN DE REYES. Personalmente te recomiendo leer con calma este post, después leer la receta, y así podrás tener claro todo el proceso y preparar lo que necesites antes de empezar. Dedícale 20 minutos a hacerlo, ¡en esto reside el 80% del éxito de tu Roscón!

 

Roscón de Reyes

¿Qué necesito para hacer mi Roscón?

Antes de empezar, asegúrate que tienes todos los ingredientes. Si te falta alguno, añádelo a tu lista de la compra y hazte con él a tiempo para preparar tu roscón. Necesitarás:

  • Agua de Azahar
  • Azúcar Invertido (opcional)
  • Levadura fresca de panadería (puedes comprarla en cualquier supermercado o en las panaderías)
  • Mantequilla
  • Harina de fuerza
  • Huevos
  • Azúcar glass
  • Leche entera
  • Ralladura de naranja y limón
  • Figurita del Rey Mago y un haba seca
  • Fruta confitada, crocanti de almendra y/o azúcar perlado para decorar (opcionales)
  • Nata vegetal, crema pastelera, crema de chocolate… para rellenar

Los materiales que necesitarás son:

  • Amasadora (opcional, puedes hacerlo a mano o con una batidora manual con ganchos de amasar)
  • Bol amplio (preferiblemente, de cristal o de acero)
  • Bandeja y papel de horno
  • Cortador redondo grande de aluminio (opcional, si no tienes, puedes usar un bol, un vaso o una taza)

¡No olvides realizar tu compra con antelación para que no te falte de nada a la hora de hacer tu Roscón! 

 

Roscón de Reyes

¿Cuánto tiempo necesito para hacer mi Roscón?

Para un buen roscón, necesitamos sobre todo respetar los tiempos, de amasado, de levado, de horneado… Cuando te pongas a hacer tu roscón, ten en cuenta estos tiempos para que no te pille el toro:)

  • Masa de arranque / masa madre rápida: 5 minutos de elaboración + 10 minutos de reposo
  • Masa principal: 10 minutos de elaboración + 6/8 horas de reposo
  • Formado del roscón: 10 minutos de elaboración + 2/3 horas de reposo
  • Horneado: 18-20 minutos + tiempo de enfriado

Si no tienes tiempo de hacerlo todo el mismo día, puedes preparar una parte la noche de antes. Puedes preparar la masa de arranque y la masa principal, y dejarla reposar en la nevera dentro del bol tapado con film durante toda la noche. Al día siguiente, lo sacas de la nevera y lo dejas durante un par de horas a temperatura ambiente para que termine de levar, y lo horneas y rellenas. ¡Fácil!

La masa del roscón también se puede congelar antes de hornear, y puedes hacerlo justo al elaborar la masa principal. En ese momento, la envuelves muy bien con papel film y la pones dentro de una bolsa de congelación bien cerrada, para guardarla en el congelador. Cuando lo vayas a hacer, lo sacas y lo dejas descongelar en ambiente fresco o incluso en la nevera, y una vez descongelada la masa, la sacas para que leve y continúas con el proceso como normalmente.

Si en alguno de los reposos o levados te pasas de tiempo, no pasa nada, siempre que no sean dos horas de más… Si es mucho tiempo, corres peligro de que se formen más gases de la cuenta en el interior de la masa, y tu Roscón será mucho más delicado, pudiendo “desinflarse” al pincelar o al hornear. Pero si lo tratas con sumo cuidado, no tendrás más problemas.

 

¿Puedo amasarlo a mano? ¿Necesito una amasadora especial?

Por supuesto, si cuentas con una amasadora eléctrica el trabajo será mucho más sencillo, pero puedes hacer tu roscón amasándolo de forma manual. Es una masa poco pegajosa y muy agradecida, incluso con un mal amasado responde muy bien, ¡así que lánzate! Para cualquier aficionada a la cocina y repostería, no hay mayor placer que el amasado manual, así que unta bien tus manos en aceite de oliva, ¡y practica!

Roscón de Reyes

 

¿Tengo que tener algo más en cuenta para hacer mi Roscón de Reyes?

Solamente debes tener en cuenta la temperatura de la cocina donde trabajes. Como cualquier masa con levadura de panadería, el levado se produce antes de hornear, por lo que para un buen proceso de levado necesitarás estar en un ambiente caldeado. Ni muy frío, porque no se iniciaría el proceso de fermentación, ni muy cálido, para evitar acelerarlo de forma artificial. Lo ideal es trabajar en una habitación entre 20 y 24 grados, en un lugar donde no haya corrientes que además podrían resecar la masa.

 

Problemas que puedes encontrar al hacer tu Roscón de Reyes casero…

– La masa de arranque no flota (en la receta te explicamos este proceso con detalle): A veces puede ocurrir, sácala del agua y utilízala igualmente, no pasa nada. Tu roscón quedará bien igualmente, quizás esté un poco más seco, pero esto sólo afectará a cuántos días aguantará fresco y esponjoso. En este caso, para evitar que se reseque, te recomendamos congelar el roscón una vez horneado y enfriado, sin rellenar, y sacarlo al momento de consumir descongelándolo con un golpe de horno. De este modo, lo mantendrás como recién hecho durante más días.

– La masa se encoge: a veces las masas están un poco “estresadas” cuando las amasamos demasiado, así que se pueden encoger al manipularlas. Si te ocurre, déjala reposar 10 minutos sobre la encimera y después sigue trabajándola normalmente.

– La masa está muy pegajosa: a veces puede ocurrir que la masa sea muy pegajosa, para solucionarlo simplemente unta tus manos con aceite de oliva generosamente y sigue trabajándola, se arreglará.

– La masa no está muy fina, parece que tenga grumos: si tu masa no está bien lisa, es porque no la has amasado suficiente. Para evitarlo, amásalo unos 10 minutos a mano o 5 minutos a máquina, y después déjala reposar otros 5  minutos antes de hacer una bola para reposar.

– La masa está muy seca o dura, cuestra trabajarla: puede ser que por la temperatura ambiente o por otros factores la masa nos quede muy seca, muy dura y difícil de trabajar. Para solucionarlo, añade 20 ml. de leche y vuelve a amasar unos minutos. Ten cuidado no te pases, si tu masa queda pegajosa y muy líquida, corres el riesgo de que tu roscón se desinfle al sacarlo del horno.

– Al pincelarlo se desinfla: llegados a este punto el Roscón es súper delicado. La parte interior tiene muchos agujeros formados por el levado, y la parte exterior es sólo una fina membrana que retiene los gases de la fermentación. Simplemente las puntas del pincel pueden romper la membrana y liberar los gases de la fermentación, haciendo que se desinfle. Así que ten mucho cuidado al pincelarlo, hazlo de forma muy delicada, acariciándolo y poniendo el pincel tumbado, sin pincharlo con las puntas.

– El roscón se baja al sacarlo del horno: esto puede deberse al exceso de líquidos. Si nos hemos pasado con la leche o los huevos y la masa era demasiado pegajosa, puede ser que el roscón se desinfle al sacarlo del horno. Si ya ha ocurrido no tiene solución, simplemente ten cuidado al pesar los ingredientes la próxima vez o añade una cucharada de harina a tu masa para darle más cuerpo.

– Me ha quedado el Roscón apelmazado o duro: seguramente le falta tiempo de levado. Ten paciencia y deja levar la masa hasta que adquiera el doble de su volumen habitual, permítele que haga bien el proceso de fermentación. Verás como si lo haces, tendrás un roscón tierno y esponjoso.

 

Ahora que ya conocemos todos los trucos y consejos que debemos saber para un roscón de reyes perfecto, llega el momento de prepararlo. Si ya tienes la lección bien aprendida, te espero para ver la receta en el siguiente post. ¡Te veo ahí!