Galletas decoradas: 10 errores básicos que debes evitar
15 May 2018

Galletas decoradas: 10 errores básicos que debes evitar

/
Comentarios4

A la hora de hacer galletas decoradas, sobre todo para aquellas personas que no tienen mucha práctica, hay un sinfín de trucos y detalles a tener en cuenta. Tantos, que a veces nos atascamos y cometemos errores que en realidad serían muy fáciles de evitar.  Para acortar tu curva de aprendizaje y ayudarte a evitar los errores básicos a la hora de hacer galletas decoradas, hemos recopilado aquellas cosas que NO deberías hacer nunca cuando te pongas delante de tus galletas decoradas.

Estas son sólo algunas cosas simples que te ahorrarán un poco de frustración si las sabes cuando empiezas en el mundillo de las galletas decoradas. Y no creas, nosotras todavía cometemos algunos de estos errores a veces, especialmente cuando vamos con prisa. Lo que nos lleva al primer error…

Galletas decoradas: 10 errores básicos que debes evitar

Imagen via BakeAt350

10 errores básicos que debes evitar en tus Galletas Decoradas

1. Hacer tus galletas decoradas con prisa.

Las galletas decoradas no son un dulce que se haga muy rápido, así que necesitarás tener tiempo suficiente y no ir con prisas si realmente quieres disfrutar la experiencia. Por supuesto esto no siempre es posible, sobre todo si tienes un negocio y necesitas entregarlas rápidamente, pero en la medida de lo posible intenta no ir con prisas y respetar los tiempos de secado de la glasa para evitar un desastre.

 

2. No mezclar bien los colorantes.

Puede parecer una tontería, pero mezclar bien el color en tu glasa es muy importante. Cuando el color no está bien mezclado, aparecen una especie de rayas en la glasa o betas marmoladas, incluso si has usado un colorante en pasta, puedes encontrar algún grumo que obstruya la boquilla de tu manga. Si es el efecto que buscas es perfecto, pero en caso contrario, este error puede arruinar el diseño de tu galleta.

Galletas decoradas: 10 errores básicos que debes evitar

Imagen via Sweetopia.net

 

3. Batir el glaseado en exceso.

Cuando prepares la glasa en la batidora, muchas veces cometemos el error de batirla demasiado, incorporando burbujas de aire que luego nos darán muchos problemas. Mientras la aplicas puede parecer que está normal, pero cuando se seque, aparecerán pequeñas burbujas de aire en la superficie que dejarán marcas muy feas, o bien quedará una textura esponjosa que aunque parece estar perfecta, hace que la glasa se desmorone como si fuese arena al tocarla.

Para mezclar bien la glasa, ponla con la pala durante 7-8 minutos a velocidad mínima en tu batidora. Todo lo que pase de 8 minutos, será demasiado.

Galletas decoradas: 10 errores básicos que debes evitar

Imagen via Sweetopia.net

 

4. No dominar las consistencias de la glasa.

La consistencia del glaseado es la clave del éxito a la hora de decorar tus galletas. Puedes usar distintas consistencias según el tipo de decoración (de relleno, de delineado, para hacer detalles en tres dimensiones…), añadiendo más o menos agua a tu receta glasa principal, para hacerla más líquida en cada caso. Para detalles en tres dimensiones, como las flores, podemos usar la glasa principal. Para delinear, añadiremos apenas unas gotas de agua para hacer la glasa un poquito más fluida; y para rellenar, añadiremos una o dos cucharadas de agua a la glasa principal, para hacerla lo bastante fluida como para que se expanda por si misma llegando hasta los bordes que hemos delineado.

Si todavía no tienes mucha idea sobre las consistencias, puedes guiarte por la regla de los segundos. Ésta consiste en mezclar la glasa con el agua y pasar un palillo por la superficie, como si la quisiéramos cortar, contando los segundos que tarda la glasa en volver a juntarse.

  • La glasa de delineado tiene una consistencia de unos 20-25 segundos.
  • La glasa de relleno tiene una consistencia de unos 13-15 segundos.
Galletas decoradas: 10 errores básicos que debes evitar

Imagen via SweetAmbs

 

5. Añadir demasiada agua a la glasa.

Cuando añadimos demasiada agua a la glasa, es fácil estropearla. En el momento que nuestra glasa es de menos de 10 segundos, ya será difícil trabajar con ella. Por eso nuestro consejo es añadir el agua poco a poco, si puede ser incluso con un cuentagotas o un spray, e ir añadiendo más conforme vayamos viendo la textura para no pasarnos.

Recuperar una glasa muy líquida es difícil, y aunque lo más lógico podría parecer añadirle azúcar, es un error ya que no se mezclaría bien y una vez seca se verían manchas y grumos (eso si no nos obstruye la boquilla mientras decoramos…). Para arreglar una glasa muy líquida, lo mejor es mezclarla con glasa principal, poco a poco, hasta que recuperemos la textura deseada.

 

6. Guardar la glasa en la manga pastelera.

Cuando guardes la glasa en la nevera al terminar de hacer galletas decoradas, intenta ponerla siempre en un recipiente hermético y tapada con papel film tocando su superficie, para evitar que se haga costra. Intenta no guardar tu glasa directamente dentro de la manga, pues el agua y el azúcar glass terminarán separándose en unas pocas horas y a la hora de volver a usarla, puedes estropear tu galleta: el agua mojará la superficie de la galleta reblandeciéndola, mientras en el azúcar aparecerán manchas más claras y oscuras que afearán el resultado final.

 

7. No planificar el diseño de tus galletas decoradas.

Antes de empezar a decorar, asegúrate del diseño que quieres realizar. Claro que es posible ir haciendo cambios e introduciendo mejoras sobre la marcha, pero tener al menos una idea general antes de empezar, te ayudará a saber por ejemplo qué partes del diseño debes hacer antes para que se sequen y qué partes hacer después, trabajar los volúmenes, tener a mano todos los materiales que necesites… ¡además que te sentirás mucho más segura mientras decoras tu galleta!

 

8. Trabajar en un lugar muy húmedo.

La humedad y las galletas decoradas no se llevan nada bien. Si trabajas en un lugar muy húmedo, o en días de lluvia, verás como tu glasa tarda muchísimo más en secarse, o incluso le pueden aparecer manchas. Para ello, lo mejor es planificarse para trabajar en días con mejor clima, o si no puedes controlarlo, encender un deshumidificador o el aire acondicionado en la habitación donde trabajes.

Además, cuando utilices un color muy intenso como el rojo o el negro, puede ocurrir lo que llamamos el “sangrado” de la glasa, que es cuando la glasa de un color fuerte toca con otra de un color más claro, y parece que el colorante se traspase hacia el color más claro. La mejor manera de prevenirlo es minimizar la cantidad de humedad a la que están expuestas nuestras galletas, por ejemplo, secándolas bajo una máquina de aire acondicionado o con un deshidratador de alimentos, y almacenarlas en un recipiente hermético en un lugar fresco y seco.

Galletas decoradas: 10 errores básicos que debes evitar

Imagen via Apetece.com

 

9. No teñir el glaseado blanco.

Aunque parezca una tontería, debemos teñir siempre el glaseado, incluso aunque queramos utilizarlo de color blanco. Cuando hacemos la glasa parece que ésta es muy blanca, pero una vez seca, siempre adquiere una tonalidad amarillenta tirando a beige o a gris, dependiendo de la marca del azúcar que utilicemos. La diferencia entre una glasa blanca teñida o sin teñir es muy sutil, pero si quieres conseguir un blanco reluciente, lo mejor es que añadas un poco de colorante blanco a tu glaseado.

Galletas decoradas: 10 errores básicos que debes evitar

Imagen via Sweetopia.net

 

10. ¡PRACTICA MUCHO!

El consejo final no podía ser otro… ¡tienes que practicar mucho! Aunque todos estos trucos te ayudarán a crear galletas decoradas con éxito, a base de practicar y practicar irás descubriendo tus propios trucos y secretos para mejorar todavía más los resultados. Y es que las primeras veces te costará mucho dominar las galletas y la glasa… ¡todavía recuerdo mi primera vez y la frustración porque la glasa era demasiado líquida! Pero verás que en cuanto le cojas el truco y pongas en práctica estos sencillos consejos, tus galletas decoradas empiezan a parecer las de una auténtica profesional.

 

Y si todavía quieres aprender mucho más sobre galletas decoradas, trucos, diseño, técnicas decorativas, manejo de mangas y boquillas, texturas y pintura… tienes que ver los cursos online de Escuela de Tartas.

 

 

 

 

4 Responses

  1. Pamela

    Gracias por sus consejos??? Una consulta, si me sobra glasé me dicen que lo puedo guardar en un taper hermético pero cuánto me puede durar y si se guarda en refrigeradora o congelador. Gracias

    1. Escuela de Tartas

      Hola Pamela! En la nevera te puede durar hasta 10 días, y en el congelador hasta 3 meses 🙂

  2. Alexia Cakes

    Mil gracias por la sesión. Es muy interesante, sobre todo para mí que estoy empezando, pero ME ENCANTA…..

    1. Escuela de Tartas

      Gracias Alexia!!! Practica mucho que verás que en nada, tus galletas son geniales 🙂 Un abrazo

COMENTARIOS:

Acepto la política de privacidad de Escuela de Tartas.

Escuela de Tartas te informa que los datos personales que nos proporcionas mediante este formulario son tratados por Escuela Handmade SL, responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de estos datos es la gestión de tus comentarios, dar respuesta a tus consultas, enviarte nuestras publicaciones y novedades, promociones de productos / servicios y recursos exclusivos, y no se cederán a otras empresas con fines promocionales o comerciales. La legitimación se realiza a través de tu consentimiento expreso. Los datos que envías a través de este formulario se alojan en Axarnet Comunicaciones SL (proveedor de hosting). Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, cancelación, limitación y supresión escribiendo a hola@escueladetartas.com. Consulta más detalles en nuestra Política de Privacidad.